Cómo evitar el pie de atleta y las verrugas en las plantas con una solución higiénica y sencilla : las zapatillas para salones y spa

Una verruga plantar grave

Cómo evitar el pie de atleta y las verrugas en las plantas con una
solución higiénica y sencilla : las zapatillas para salones y spa

El pie de atleta (Trichophyton foot fungus) y las verrugas plantares (Verruca
Plantaris) son dos problemas desagradables que pueden aparecer incluso en
los salones de belleza más lujosos, en gimnasios y en spas. Ambos provocan
dolor, picor y todo tipo de molestias a aquellos a los que atacan, y pueden
permanecer durante bastante tiempo, desde un par de días hasta meses o
incluso años, cuando no se tratan o cuando se tratan de manera inadecuada.
Si sus clientes resultan infectados, puede arruinar la reputación de su
negocio, especialmente en el boca a boca entre sus clientes. Incluso aunque
en su salón o en su establecimiento utilicen los mejores procedimientos
de limpieza e higiene y desinfecten los suelos a diario, prevenir y evitar la
aparición de estos dos problemas es prácticamente imposible. ¿Por qué
poner en peligro su negocio y su reputación, cuando existe una sencilla
solución que protege tanto a sus clientes como a usted? Sin contar la
relajación que podrá tener al saber que en su spa o establecimiento no
ocurrirán este tipo de problemas.

Para empezar, si nunca ha escuchado hablar o ha padecido de verrugas
plantares, puede considerarse un afortunado. Las verrugas, que se
consideran tumores epiteliales benignos, están causadas por una infección
del papiloma humano, que prolifera con facilidad en superficies húmedas,
como los suelos de los vestuarios, los baños, las duchas, las piscinas, los
spas, los jacuzzi, y en cualquier otro espacio que esté expuesto al paso de
personas. Se estima que alrededor de un 10% de la población padece esta
infección alguna vez en la vida. Gracias a su resistencia y a su fácil contagio,
puede sobrevivir durante meses en una superficie, por lo que eliminarlo es
un reto aún más complicado en grandes espacios o en azulejos difíciles de
limpiar.

Estas verrugas son muy dolorosas, y aparecen por debajo de la superficie
de la piel, a través del contacto con cortes o abrasiones microscópicas, que
no son visibles. Tardan normalmente semanas o meses en ser visibles, y se
localizan sobre todo en la parte inferior de los dedos o en las plantas de los
pies. Pueden causar dolor, picor e irritación, y se van introduciendo en un
lugar cada vez más profundo del pie, debido a la presión que se ejerce sobre
este al caminar.
Para curar las verrugas, se puede aplicar un adhesivo para “ahogarlas”, se
usan ácidos para eliminarlas o se retira la capa superficial de la piel, e incluso
en ocasiones se debe recurrir a caros tratamientos láser.
Muchas veces, si se deja sin tratar, las verrugas pueden expandirse en
grupos llamados “mosaico”, que es extremadamente doloroso y requiere tratamiento quirúrgico con la aplicación de nitrógeno líquido o cauterización, e incluso de hospitalización. Los efectos secundarios de este tipo de tratamientos incluyen cicatrices y en ocasiones, incluso problemas para caminar. Hay estudios que demuestran que, hasta en casos leves, el tiempo de curación es prolongado. Así que no queda duda: la mejor cura es la prevención.

Como las verrugas plantares se contagian por contacto con superficies húmedas, pueden  prevenirse si se evita andar descalzo en áreas públicas, como duchas o vestuarios comunes (por ejemplo, llevando chanclas o
sandalias), no compartiendo zapatos o calcetines, y evitando el contacto
directo con verrugas en otras partes del cuerpo o en otras personas. Con
el tiempo, las personas van haciéndose inmunes, por lo que son menos
comunes entre los adultos que entre los niños.

chancla de terciopelo Luxe multi color

Por otro lado, el pié de atleta es otro problema más común, pero por suerte,
menos grave, que suelen padecer los clientes de lugares con superficies
húmedas. El pie de atleta es un hongo que puede causar descamación,
sequedad y picor en la zona infectada; y, de nuevo, es la consecuencia
de caminar descalzo en áreas húmedas o mojadas.
También puede contagiarse cuando se comparten toallas, zapatos, calcetines, o cualquier
otro calzado, especialmente si no ha sido lavado o desinfectado entre usos.
Y aunque lo habitual es que aparezca en los pies, puede contagiarse por
el resto del cuerpo, afectando incluso a los genitales. Es una enfermedad
oportunista, lo que significa que puede privilegiar la infección cruzada con
otras enfermedades, que requieran antibióticos orales para su cura.

Con una cuidadosa inspección visual se puede determinar si una infección
se debe al pie de atleta o a una enfermedad similar, como el eccema o la
psoriasis, y de esta manera, tener el tratamiento adecuado.

Al contrario que en el caso de las verrugas, el pie de atleta tiene varias curas
posibles. En primer lugar, ya que los hongos prosperan en áreas húmedas y
cálidas, es importante asegurarnos de que tenemos los pies secos y frescos.
Alrededor de un tercio de los casos se resuelven por si mismos con las
medidas de higiene adecuadas.

Un tratamiento tópico como los polvos de talco o los ungüentos adecuados
pueden facilitar una recuperación más rápida. Las farmacias también ofrecen
una variada gama de medicamentos anti-hongos y medicamentos de tipo oral
para los casos más graves, aunque los médicos advierten que, como hemos
mencionado, la mayor parte de los casos se resuelven por sí solos con las
medidas de higiene adecuadas. Los tratamientos naturales, como el aceite
del árbol del té, también pueden ser útiles, pero existen menos estudios en
este campo.

Independientemente de la gravedad de las verrugas plantares o el pie de
atleta, lo que queda claro es que el mejor método es la prevención. Por esta
razón, en Caractère contamos con una amplia gama de chanclas y zapatillas
que previenen estos problemas en salones, saunas, duchas, vestuarios,
baños, piscinas, spas, etc.

Zapatilla bordada de uso único

Para una higiene perfecta y la máxima protección de su clientela (por no
mencionar, su propio negocio), pruebe nuestras soluciones desechables y
reciclables, y descubra a razón de que seamos la elección de la mayoría de
los mejores hoteles de Paris, la capital del lujo, la moda y el diseño.

¿Buscas un protector de colchón, desechable o resistente?

¿Buscas un protector de colchón, desechable o resistente?

colchón de protección impermeable

colchón de protección impermeable

Un protector de colchón es como la segunda piel del colchón. Le da un aire renovado al colchón, y lo mantiene nuevo durante más tiempo. Y el colchón es una de las cosas más importantes en un dormitorio, por eso, después de pensar en el colchón y en la almohada, es importante parar a pensar en tener un protector para el colchón. Y es recomendable contar con uno, ya que, una vez que hay manchas en un colchón, es muy difícil quitarlas.
En Caractère puedes encontrar unas cuantas soluciones a la medida de tus necesidades:

La funda para colchón desechable: Fundas planas impermeables, fundas ajustables también impermeables, repelentes al agua o no impermeables.
El renovador de colchones, para colchones con manchas o usados.

¿Qué deberías utilizar?

Incluso aunque no haya ningún problema, los colchones pueden mancharse
sencillamente con la transpiración, las sales y los minerales que contiene el
sudor ya que pueden causar manchas marrones.
La garantía de los colchones deja de ser válida en estos casos, y con una funda, se pueden evitar. Una sencilla funda no impermeable o ajustable puede ayudarte a evitar estos problemas.
También pueden ser muy valiosos cuando estamos enseñando a un niño a
usar el baño, para lo que puedes elegir una funda impermeable.

Además, también previenen la aparición de ácaros, chinches y similares.

chinches de cerca

chinches de cerca

Los ácaros se alimentan de la piel que se pierde durante la noche, y pueden causar eczemas e incluso asma en niños, y son una de las causas más frecuentes de alergias en humanos. Están en cualquier hogar, sin importar cómo esté de limpio, y se concentran especialmente en los colchones.

Ayudan también a que no aparezca moho en el colchón, por lo que se recomienda especialmente a las personas que padezcan esta alergia, y
para este caso se recomiendan especialmente las fundas transpirables no
impermeables o los renovadores de colchón.

Otra de sus grandes utilidades se refieren a las personas que padecen
incontinencia urinaria.
Es un problema frecuente en los hombres,especialmente en aquellos que han tenido que recibir tratamiento de próstata.
Entre el 39% y el 69% de los hombres que han sido tratados de cáncer
de próstata experimentan algún tipo de incontinencia urinaria durante el
año posterior a la cirugía. Son recomendables también para los problemas
de vejigas activas o cistitis, o en caso de incontinencia por problemas
neurológicos. En todos estos casos, la funda ajustable e impermeable es la
solución adecuada.

Los protectores de colchón, por otro lado, resultan especialmente útiles en
el sector de la hostelería; ya que protegen los colchones de manera efectiva
y al mismo tiempo, discreta, asegurando la limpieza que requieren este
tipo de establecimientos, como hoteles, hostales, albergues y alojamientos
de turismo rural. Están siempre limpias, nuevas y requieren de un menor
trabajo de mantenimiento, especialmente interesante para las casas rurales
o pequeños establecimientos de turismo rural, que suelen contar con menor
número de trabajadores.

La funda ajustable “Dulces Sueños” (especialmente silenciosa) es el mejor
producto para hoteles, hostales y casas rurales, y es ya un éxito en los
mayores grupos hoteleros europeos.

Otro estupendo producto, no impermeable, es el renovador de colchón. Está
fabricado con un tejido delgado pero resistente, no tejido y tiene cremalleras
en cada lado, por lo que es de uso muy sencillo.

Recuerda:
Un protector de colchón es más eficaz si es ajustable, porque se ajusta mejor
al propio colchón.
Y un buen renovador de colchón debe contar con cremalleras, es más
cómodo y facilita su uso.